Comités de represión

CARTA TESTIMONIO PARA UNA DENUNCIA

UNION SINDICAL DE TRABAJADORES INDEPENDIENTES DE CUBA

U.S.T.I.C.

CARTA TESTIMONIO PARA UNA DENUNCIA

El 20 de mayo del 2006, dos individuos: uno nombrado Alfredo Lestrades,
según él Representante de Asuntos Políticos del Partido Comunista en
la zona y el otro, un agente de la Seguridad del Estado. Ambos me
llamaron para decirme, que a las 2 pm tenía una reunión con los factores
de territorio. Tras decirle que yo no pertenecía a ninguna
organización del gobierno y no tenía por que asistir a tal reunión, el
agente recalcó que “ iría voluntariamente o iría en calidad de detenido”.

Dicha reunión se efectuó en el registro de consumidores (OFICODA) a
tres casas de la mía, allí estaban el Teniente Coronel Leonel Borge en
representación del gobierno del municipio La Lisa, tres miembros del
partido municipal, la delegada del Poder Popular y la coordinadora del
los CDR ambas de la zona y el representanta del Partido Comunista que
me citó.

Tras un largo monólogo del señor Lestrades en detrimento del día 20
de mayo fecha que dio inicio a la independencia y a la República de
Cuba, sobre Don Tomás Estrada Palma y sobre las actividades
contrarrevolucionarias que yo hacía en mi casa, me aseguraron que no
iban a permitir una reunión más, ni una actividad contra el gobierno en
el municipio “porque ellos tenían permiso y autoridad suficiente para
impedirlo de cualquier manera”.

En vista de que ellos me preguntaron si tenía algo que decir, yo
aproveché la reunión para advertirles que les aguantaran las manos a la
Seguridad y a las Brigadas de Respuesta Rápidas antes que lincharan sin
remedió a alguna persona. ¿Cómo iban a defender una causa que ellos
dicen es justa con injusticia y acciones violentas? Con eso solo
logran destruir los lazos de hermandad que siempre han sido el orgullo
de los cubanos y actuar en detrimento de las leyes pues con la impunidad
que operan sin que nadie les ponga freno, están legalizando la
. También les hablé de los presos por motivos políticos, las
exageradas condenas, las vejaciones que sufrían ellos y sus familiares
tras la manta de la policía política.

Al terminar me agradecieron por haber ido a la reunión y que esta se
desarrollara en un clima pacífico y sin ofensas. Por mi parte, yo les
agradecí por invitarme “obligado” a la reunión, por celebrar el día 20
de mayo juntos y por el apoyo que me ha brindado desde hace más de 20
años la policía política en obstaculizarme tener un trabajo y por no
permitirme ser un dirigente u ocupar cargo alguno ni siquiera de trabajo
pues, me hacía uno de los hombres más honrados del municipio y menos
propenso a la corrupción

La respuesta no se hizo esperar, el día treinta de mayo se personaron
en mi casa tres presuntos inspectores para comunicarme que el contador
eléctrico estaba descolgado y no marcaba el consumo, me entregó una
citación para el otro día en las oficinas del cobro de la electricidad,
allí me impusieron una multa de 250 pesos y me informaron tenía una
deuda, por una tabla que tienen ellos, de 1,572.25 pesos.

Hice la apelación al Director de la entidad, única apelación posible,
el día cinco fueron dos inspectores a mi casa, comprobaron cierta
anomalías que existían además, como en todas las casas no existe un
sello de seguridad en las cajas protectoras. Me dijeron que debía de
ver a la económica Julia, para me explicara como tenía que pagar la deuda.

Por suerte, antes de llegar a las oficinas, un miembro de la
asociación que trabaja allí de cobrador me alertó tuviera cuidado que me
iban a provocar para detenerme, estaban esperándome cuatro agentes de la
policía política, me dijo la tal Julia que ella no podía darme un papel
con la respuesta de la apelación ni explicarme lo de la deuda que fuera
al otro día que se transformó en tres por que el señor que debía darme
esa respuesta estuvo tres días en reuniones, el día nueve apareció, para
decirme que según la ley eléctrica tengo que pagar porque el contador
estaba acostado. Estas palabras me la dijo en forma provocadora para
que discutiera con él y así todos los días que asistí a la oficina

En fin, tengo que pagar la multa y la deuda pues, según la ley eléctrica
soy culpable aunque demuestre lo contrario, debo decir que el sello de
seguridad todavía no se lo han puesto a la caja protectora del contador.
Tengo el temor que un día aparezca en la dichosa caja alguna cosa que
me perjudique y puedan juzgarme por la ley política de la PNR.

Sin otra cosa que decir; ‘

saludos
Sec. General

Jorge Luis Madrigal

Cor. Nacional

Ofelia Astorac

Sec. Organización

Cesar Guerra

http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=2304

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Comments
    Calendar
    June 2006
    M T W T F S S
        Jul »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
    Archives