Comités de represión

Coctel habanero: El viejo lider de la porra

SOCIEDAD
Cóctel habanero: El viejo líder de la porra
Raúl Soroa

LA HABANA, Cuba – Junio (www.cubanet.org) – Cuando después de algunos
años regresé al barrio, me costó trabajo reconocerle. Una joroba le
deformaba la espalda, el cabello, escaso y grasiento, le caía en
mechones sobre la frente, caminaba a trancos y ya no tenía aquella
mirada segura y fanática de antaño.

Siempre fue líder en la cuadra. Le recuerdo con sus camisas de manga
larga perfectamente abotonadas, los pantalones de kaki, las botas
militares lustrosas. Siempre llevaba un manojo de papeles en el bolsillo
de la camisa.

Era el clásico movilizador de masas, serio, adusto, autoritario. Ante
sus órdenes nohabía reparo ni queja posible. Por su boca hablaba la
revolución proletaria, el futuro de la humanidad. Su voz era eco de las
palabras del máximo líder.

Su familia acaparaba todos los cargos de las organizaciones de masas,
CDR, FMC y cuanta actividad se orientaba por las “alturas” encontraba
seguros organizadores en ellos. Su entrega era motivo de elogios y
premios. Las paredes del apartamento donde residían estaban llenas de
diplomas y certificados otorgados por el gobierno. Ese era su mayor
orgullo, y mostraba las paredes repletas a cuantos le visitaban.

Por eso me causó cierta impresión verle así tan depauperado. No voy a
decirle que no me alegré un poco. Aunque no le deseo mal a nadie, el
tipo siempre fue un bicho malo, un delator, un fanático que le hizo daño
a mucha gente. Tenía el poder de dar o quitar un buen trabajo mediante
el sistema de verificación que se aplica en Cuba en las cuadras a todo
aquél que desea trabajar o estudiar. Una mala opinión de las
organizaciones de masas de tu lugar de residencia es fatal para las
aspiraciones de cualquiera. Significa perder una oportunidad de ascender
en tu carrera o de lograr una plaza en un centro de estudios o
simplemente de obtener un trabajo para poder mantener a tu familia. Eso
les da mucho poder a tipos como el de nuestra historia.

Cuando el Mariel le recuerdo muy activo. Era uno de los organizadores de
mítines y actos de repudio. Recuerdo su cara, transfigurada por la ira.
Le recuerdo lanzando improperios, apaleando, apedreando casas y
personas. Era el más entusiasta, el más entregado, el más creativo, el
peor de todos. En la zona introdujo los baños de pintura roja, que
consistían en arrojar sobre las víctimas, que obligaban a desfilar, en
muchas ocasiones desnudas, entre dos hileras de lanzadores de huevos, en
medio de ofensas y malas palabras, de latas de pintura roja. Se puso de
acuerdo con taxistas que aparecían de pronto en la escena de las
humillaciones como pretendidos salvadores, y cuando la víctima creía
haber escapado del tormento le regresaban al lugar de su calvario. Era
un sádico, un verdugo, un hombre que disfrutó y tuvo su momento de
gloria en ese año 80.

Después llegaron uno tras otro los problemas. Llegó la era del combate
contra los “errores y tendencias negativas”, y él, que no era muy
querido por algunos jefes que miraban con malos ojos a ese subordinado
fanático e intruso que se creía guardián de la moral socialista, fue
escogido como víctima, como chivo expiatorio. Le encontraron un enorme
faltante en su empresa, fue revocado del cargo y le sancionaron en el
Partido.

Cayó en desgracia. La esposa le abandonó, uno de los hijos se fue en una
balsa en 1994, y la menor de las nietas es una famosa jinetera de El
Comodoro y la Marina Hemingway. Nada, al que no quiere caldo le dan tres
tazas. Como no contaba con las simpatías de los vecinos, su vida se
tornó bien difícil. En eso estaban las cosas cuando regresé al barrio,
allá por los finales del año 2000.

Cabizbajo, rumiaba su desgracia entre niños que le hacían burla, jóvenes
que disfrutaban martirizando a “Esopo, el jorobado”. Se dio al alcohol y
muchas veces lo encontré borracho, tirado entre las cajas y desperdic
ios de la bodega de la esquina.

Sin embargo, una tarde de 2005 estaba yo sentado en el portal viendo
pasar las horas, recuperándome de una vieja lesión en la rodilla,
recuerdo de la guerra de Angola, cuando le vi. Su vista se cruzó con la
mía unos instantes. Sus ojos brillaban. Era esa mirada terrible,
desprovista de alma, de los fanáticos, de los miembros de ciertas sectas
apocalípticas. Llevaba prisa y enarbolaba un bate de béisbol en la mano.
Sonrió con aire triunfal, y siguió su camino. Ahora con paso seguro -la
joroba apenas se notaba- desafiante se unió a un grupo que pasaba
gritando consignas.

Frente a una casa en la esquina se congregaba la multitud. Gritaban
ofensas contra los moradores. Arrojaban piedras. La casa de un conocido
disidente era rodeada por las turbas, y al frente del grupo se
encontraba nuestro viejo conocido. Rejuvenecido, llevaba la voz
cantante. Era el más enardecido, el más entusiasta, el peor de todos.

Desde entonces ha cambiado mucho, ahora encabeza el núcleo zonal del PCC
de jubilados, es jefe de la Brigada de Respuesta Rápida del área, jefe
de la Asociación de Combatientes de la zona. Ya se le ve de nuevo
patrullar las calles, organizar los grupos de vigilancia, chequear a los
vecinos.

De su casa entran y salen constantemente tipos misteriosos. Se le ve en
las esquinas o en el parque acompañado del jefe de sector. Es la
pesadilla de vendedores clandestinos, de los maniceros, de los
heladeros, de los viejos que venden melcochas.

Ha regresado de nuevo, junto a la porra. A falta de pan, casabe, dirán
los jefes. No siempre se encuentran partidarios tan decididos, tan
baratos, tan eficaces y creativos. Este es su cuarto de hora, hora de
sacar a pasear los viejos espantajos.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/jun06/23a9.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Comments
    Calendar
    June 2006
    M T W T F S S
        Jul »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
    Archives