Comités de represión

Pacto a la fuerza

SOCIEDAD
Pacto a la fuerza

Odelín Alfonso Torna

LA HABANA, Cuba – Julio (www.cubanet.org) – Como susurro entre barrios
ronda el Pacto Social, un inciso más de la revolución energética. Esta
imposición plantea sustituir el combustible doméstico por módulos
eléctricos para la elaboración de los alimentos.

¿Quién solicitó el pacto? Ningún ciudadano participó en votación o
consenso alguno. El Pacto Social es otro de los métodos gubernamentales,
del cual se derivan beneficios para las arcas del estado.

Si se quiere llegar a un acuerdo o firmar un pacto, como regla deben
intervenir dos o más personas. A través de la historia, el hombre ha
buscado salir de determinadas situaciones mediante tratados o acuerdos.

Por ejemplo, el gestor del Pacto del Zanjòn, el general Arsenio Martínez
Campos, asumió el tratado bajo la rivalidad del entonces jefe
insurgente, Antonio Maceo y Grajales. La negativa de Maceo fue a causa
de la entrega de las armas.

La nueva circular o Pacto Social plantea que permanecerán con gas
licuado aquellos núcleos donde exista algún miembro con invalidez severa
o enfermo de VIH/sida.

Si bien es un beneficio para los que cocinan con keroseno, la mayoría de
los cubanos prefieren el gas licuado. Ya es notable la inseguridad de
los electrodomésticos chinos. Por otro lado se avecina el verano, con
sus olas de calor y apagones.

Desde mediado de 2005, el petróleo ha presentado los más altos precios
de la historia. El estadista cubano planteó la necesidad de sustituir el
gas licuado y el keroseno por electrodomésticos de cocina. Igual aludió
la venta de un derivado del keroseno que se emplea como combustible de
avión.

Nadie entiende nada. Según la tesis del comandante, el combustible
doméstico es mucho más costoso por su materia prima importada y
transportación. Todo parece indicar que utilizarán coches de caballo
para suministrar petróleo a los grupos electrógenos, otro inciso de la
Revolución Energética.

¿Dónde se firma el pacto? Primero, se entregan los módulos de
electrodomésticos. Segundo, dejas de recibir el combustible doméstico.
Tercero, aparecen en la primera hoja de la de abastecimiento,
dos letras (P.S), Pacto Social. Yo diría, fin del pacto sometido.

Para la mujer cubana escoger con qué cocinar no ha sido posible en 47
años. El combustible doméstico es tarea del gobierno, lo tomas o lo
dejas. Recordemos en el inicio del Período Especial, el Gobierno acordó,
en caso de crisis, cocinar en cada CDR una especie de caldosa colectiva.

Es muy frecuente oír decir en la calle “¡Nada de lo que hace este hombre
sirve!” Lo mismo en pleno apagón con el arroz a medio cocinar por la
arrocera, que en la cola de CADECA cambiando los fulas devaluados por
chavitos. ¿Será el mismo hombre del Pacto Social?

Con dictadura, no hay concesiones. La aplicación de leyes es arbitraria.
Es absurdo llamar a algo Pacto Social, sin medir la voluntad del pueblo.

El próximo pacto puede nombrarse Pacto de Sangre para exportar
transfusiones o plasmas, Pacto Hambruna si eliminan la libreta de
o Pacto de Muerte si nos quedamos sin galenos. Mejor que
nos parta un rayo.

Si después de 128 años del pacto de Zanjòn, el Titán de Bronce
resucitara y en lugar del machete tuviese que entregar la balita de gas,
otro gallo cantaría.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/jul06/07a8.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Comments
    Calendar
    July 2006
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
    Archives