Comités de represión

El agente oculto

15 de noviembre de 2007

El agente oculto (I parte)

Dolia Leal Francisco

LA HABANA, noviembre (www.cubanet.org) – Desde hace casi medio siglo se
desató una epidemia que recorre el país. Y no es precisamente el ,
sino algo peor. Una vez adquirida, nunca podrás librarte de ella, al
menos empleando medicamentos de la farmacopea tradicional o de la
natural, porque esta enfermedad penetra, cala y se asienta en lo más
profundo de nuestra razón, suplanta nuestro instinto de conservación y
dirige hasta nuestros actos mas insignificantes. Se trata del agente oculto.

Este azote terrible ha confiscado el carácter que caracterizaba al
cubano (sencillo, bonachón) y lo ha convertido en algo indefinible.

Hoy todos desconfiamos hasta de nuestra sombra y del semejante (vecino,
compañero de estudio, de trabajo), ante la duda de que sea un agente oculto.

Pero esto no ha ocurrido espontáneamente, sino que ha sido el resultado
de un trabajo planificado y persistente que se ha implementado
utilizando el poder de los medios de comunicación. Durante décadas se
han trasmitido programas destinados a sembrar la duda y un mensaje muy
claro: nadie es totalmente confiable.

Esta campaña ha resultado una de las mas exitosas de las que el gobierno
cubano ha llevado a cabo durante su estancia en el poder; ha cumplido su
objetivo que no ha sido otro que el de dividir profundamente a la
sociedad cubana. Y de este flagelo no se ha escapado la familia.

La creación de los Comités de Vigilancia Revolucionaria (CVR),
posteriormente rebautizados como Comités de Defensa de la Revolución
(CDR), constituyó uno de los factores que mas contribuyó a escindir a la
familia cubana, debido al profundo enfrentamiento que desde sus inicios
esta organización provocó entre los miembros del núcleo familiar. Se
generó un odio tal que, durante años, padres e hijos no se hablaban, y
los hermanos combatían unos contra los otros. En el mejor de los casos
no se visitaran ni se reunían a compartir momentos penas y alegrías. Es
el triste legado que el agente oculto ha dejado a la familia cubana,

Una vez sembrado el germen de la división en la familia, extenderla al
resto de la sociedad fue cuestión de tiempo. Proliferaron los
enfrentamientos, la delación, la falta de solidaridad, y se echaron las
bases para la ruptura de la identidad y la conciencia nacional que
padecemos actualmente. Hoy por hoy confiamos y esperamos más de un
extranjero que de nuestros compatriotas.

Al agente oculto hay que atribuirle la introducción de un elemento
innovador en nuestra condición nacional: la simulación. Esta nueva moral
que desde hace décadas ha adoptada el cubano, constituye parte
inseparable de su forma de ser.

El agente oculto sabe cómo manipular los elementos claves de la
oposición democrática para evitar el consenso necesario que permita
presentar al pueblo cubano un proyecto alternativo viable, distinto al
actual estado de cosas que mantienen a la nación cubana detenida en el
arcaico discurso de los años 60.

http://www.cubanet.org/CNews/y07/nov07/15a1.htm

16 de noviembre de 2007

El agente oculto (final)

Dolia Leal Francisco

LA HABANA, Cuba, noviembre (www.cubanet.org) – La asociación conocida
como , cuyo único fin es el de trabajar pacíficamente con
el propósito de obtener la de nuestros familiares encarcelados
y condenados a largas penas de prisión, no ha sido victima del agente
secreto, porque la unidad que entre nosotras existe lo ha impedido.

Entre nosotras existe un propósito común, justo y bien definido.
Nuestros intereses personales quedan en segundo plano, y sólo prestamos
nuestra atención a la causa que es nuestra razón de ser. En estas
condiciones el agente oculto no puede trabajar porque no tiene el dónde
sembrar la semilla de la discordia.

Tampoco nuestros hermanos en el han estado exentos de este azote;
y es que el agente oculto se ha afanado en provocar la discordia entre
los cubanos, que desde los inicios del régimen se han visto obligados a
marcharse del país. Las organizaciones proliferaron, los líderes se
atacaban entre sí con la misma saña con que atacaban al régimen.

En el exilio existen hombres que pueden trascender la inmediatez del
presente para atisbar en el futuro; cubanos que dedican sus esfuerzos a
servir la causa del amor y la esperanza con hechos palpables, con ayudas
que en no pocas oportunidades han llegado en los momentos mas críticos
que puede vivir una familia cubana cuyo padre se encuentra tras las
rejas, para calzar, vestir y alimentar a los opositores, despojados de
sus trabajos.

Me estoy refiriendo a esos hombres y mujeres que dedican buena parte de
sus vidas a construir verdaderos puentes de amor entre los cubanos del
exilio y los que vivimos en la Isla.

El principal obstáculo que tiene el pueblo cubano para lograr el
consenso sobre el objetivo común es el agente oculto, ese que todos
llevamos adentro, y que nos corroe y paraliza, la vez que siembra la
duda sobre todo lo que nos rodea y sobre todos con quienes compartimos
la vida cotidiana.

Cuando superemos el síndrome del agente oculto, seremos interiormente
libres, con la conciencia de nuestra propia dignidad. Seremos entonces
capaces de reclamar nuestros derechos.

http://www.cubanet.org/CNews/y07/nov07/16a7.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Comments
    Calendar
    November 2007
    M T W T F S S
    « Oct   Dec »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
    Archives