Comités de represión

CELULAR ¿LUJO O NECESIDAD?

¿LUJO O NECESIDAD?
2008-04-21. De la Mesa de Trabajo de Martha Cabello,
Información No. 99, Abril 2008
Pablo Pacheco Ávila, Grupo de , desde la prisión de Morón,
provincia de Ciego de Ávila

"Viste Abreu, ya Olga tiene un celular", frases como ésta se escuchan en
los barrios de la Cuba actual, según me confesó un familiar cercano, a
raíz de la venta de los teléfonos celulares. Parece una locura, pero es
real, algunos hasta se pellizcan para asegurarse de que no están
soñando, y no olvidemos que este medio comunicativo se inventó hace más
de 30 años.

Personalmente, confieso que nunca he salido fuera de nuestras fronteras
y no me avergüenzo, como tampoco deben avergonzarse la mayoría de mis
paisanos. ¡Claro!, cuando busquemos un culpable, todos dirán: "El
gobierno que nos controla, hasta lo inimaginable". Esta es la principal
razón de tanto alboroto por tener un móvil.

Felizmente, el mundo de la tecnología nos abre una pequeña brecha y no
podemos dejar de aprovecharla. Nadie, absolutamente nadie, puede ir en
contra del desarrollo, porque el mismo es obra de Dios y en su contra
nada fructifica, pero ojo, debemos tener cuidado, al máximo. Ahora más
que nunca la envidia tendrá un espacio y los informantes de los CDR,
Comités de Defensa de la Revolución, tendrán un control férreo sobre los
afortunados en poder poseer un celular.

Aunque estoy en prisión, sigo convencido que será una minoría la que se
sume a: los deportistas, músicos, funcionarios de alto nivel, a los
militares con rango de oficiales; ya claro, la élite citada es bien
escogida. Además de los hombres de negocios en el mercado negro, y unos
pocos que tengan FE, familiares en el extranjero.

Nadie, nadie, absolutamente nadie, será capaz de cuestionarme, que el
cubano de a pie, ese que lleva sobre sus hombros el peso de la economía:
los obreros, campesinos, constructores entre otros, y que decir de los
maestros, enfermeros, médicos –sin misiones- otros más, no podrán ni
soñar con un pequeño celular, tendrán que acostumbrarse al estribillo de
la canción de Rubén Blades: "Con el salario que a mi me pagan no voy a
arriesgar la vida que Dios me diera." Las cosas más extrañas ocurren en
este país.

Imaginémonos en algún punto del Amazona, o en una excursión en el monte
Everest; mejor, en un barco pesquero en el medio del Atlántico, hasta en
cualquier lugar del continente más pobre: África. Señores, si no tienen
un celular están perdidos. Este maravilloso medio de comunicación es
imprescindible, y ahora es que los cubanos tenemos derecho –legal- a
poseerlo.

Para finalizar, debo destacar que los trámites tampoco son de mi agrado,
pues: ¿cómo voy a pagar por un servicio sin antes recibirlo? Saben que
esto demuestra que, verdaderamente, no es el celular un lujo, sino una
necesidad.

http://miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=15000

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Comments
    Calendar
    April 2008
    M T W T F S S
    « Mar   May »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
    Archives