Comités de represión

Ciclón social y político en Cuba

La escasez asalta Cuba
Ciclón social y político en Cuba
Fernando García | 22/09/2008 – 03:31 horas

Dos habaneros discuten a gritos en plena avenida del Malecón, en el
barrio de Centro Habana. Uno es responsable del Comité de Defensa de la
Revolución (CDR) en la zona y el otro, delegado municipal del poder
popular o concejal. Al día siguiente, en el mismo punto, otra bronca
enfrenta a un alto cargo del PC con un hombre que acaba siendo
brevemente detenido por la Policía Nacional Revolucionaria.

El tema de las dos disputas es el derrumbamiento que un par de días
antes ha matado al vecino Pedro Pablo Gutiérrez, de 55 años, casado y
con dos hijos. El Granma ha dicho que el accidente se debió a una
imprudencia de la víctima, que no aguardó la autorización para regresar
al edificio tras su completo.

Los vecinos, arracimados junto a sus muebles y enseres en un soportal
cercano, aclaran con vehemencia que llevaban meses avisando a la
autoridad del peligro de ruina de sus casas. Son unos cien y estos días
duermen en distintos albergues mientras esperan el realojo definitivo.

Los derrumbes en Centro Habana y La Habana Vieja han destruido 153
viviendas: una ínfima parte de las casi 500.000 derruidas en el conjunto
del país.

Los ánimos en el Malecón se serenan poco a poco, pero a costa de haber
caído al piso (por los suelos). Y la bulla sigue por toda la ciudad. A
mediodía del viernes nos subimos a un taxi comunal, un almendrón de los
años cincuenta. Los pasajeros están despachándose a gusto y no se cortan
al ver entrar a un extraño. "Si a mí se me cae la casa como a los de
Pinar (del Río), cojo las tablas, me hago una balsa y me voy", exclama
uno. "¡Esto va a ser como en el 94!", replica otro en alusión a la huida
masiva hacia las costas de Florida ocurrida hace catorce años y
bautizada como maleconazo.

Anuncios de fuga a voz en cuello, vaticinios apocalípticos ante un
extranjero o discusiones subidas de tono y en plena calle entre vecinos
y jefes habrían resultado insólitas hace unas semanas. Pero de unos días
a esta parte la capital cubana es un hervidero de quejas y lamentos. No
ya por los destrozos directos del Gustav y el Ike,sino por las
estanterías vacías y los abusos en los precios; por la escasez de
productos y esperanza. El Gobierno intenta capear el temporal y el
viernes logró calmar al personal tras rumores sorprendentemente precisos
de fuertes subidas en el aceite, la cerveza y los jabones. El desmentido
de un viceministro devolvió de pronto la paz -veremos por cuánto tiempo-
a una ciudadanía que parecía a punto de estallar.

Pero la situación sigue siendo complicada. Porque nada es igual en Cuba
tras el paso de los huracanes. Ni el paisaje, ni la vida ni la
esperanza. Ni la situación económica ni el panorama político. Todo
cambia, pero algunas reformas se frenan y otras se aceleran.

Al visitar las zonas arrasadas, Raúl Castro confirmó el plan de ajustar
los salarios a la productividad y eliminar la doble moneda: un cáncer
para la maltrecha economía cubana, que con los ciclones ha perdido el
equivalente a más del 10% de su PIB. Pero el presidente lo fio todo para
largo; a "cuatro o cinco años" en el caso de la unificación monetaria.

La descentralización institucional y burocrática que Raúl preparaba
queda detenida porque "el desastre requiere recentralizar la gestión",
apunta el politólogo cubano Rafael Hernández.

El Ejecutivo ha agilizado el reparto de tierras baldías a particulares.
Urge producir alimentos en un país que utiliza menos de la mitad de la
superficie cultivable, importa el 84% de lo que come y tiene problemas
para pagar.

De otros cambios sugeridos antes del verano, como los que afectarían a
las posibilidades de viajar o de comprar y vender casas y coches, ni se
oye hablar. "La gente está en otra cosa. Está en el arreglo de la
vivienda o de la luz. O en acopiar por si acaso", decía ayer un
ama de casa.

Algunos economistas creen que el desastre obligará a Raúl a reabrir la
economía a la iniciativa privada y la inversión extranjera. De momento,
no hay síntomas. Sí los hay de una intensificación de la lucha contra la
corrupción y el robo. lo ordenó el sábado. Es una lucha
difícil: los chanchullos están en todas partes y alcanzan a todos los
niveles.

Todo ha cambiado en Cuba, no para bien. Los Castro intentarán hacer de
la necesidad virtud. Se juegan algo más que el ya próximo 50.º
aniversario de la revolución (1/I/2009). Se juegan el futuro mismo de la
revolución.

Los Castro comparten el timón
Fidel Castro siempre fue ciclónico. En más de un sentido, pero sobre
todo por su costumbre de dirigir a pie de huracán tareas de evacuación y
hasta rescates. Antes de caer enfermo en julio del 2006, el líder
revolucionario solía planificar en vivo y en directo los operativos,
siempre en función de las indicaciones que el hombre del tiempo cubano,
el doctor José Rubiera, iba dando ante el mapa en el plató de televisión.

La enfermedad y la renuncia a los cargos ejecutivos en favor de su
hermano Raúl hacían imposible que Fidel repitiera aquellas escenas
cuando el Gustav y el Ike arrasaron la isla. Pero el ex presidente hizo
lo que pudo a través de sus reflexiones. Entre el primer huracán y el
segundo, que amenazaba con barrer la isla como de hecho hizo, el
comandante en jefe llegó a declarar la "alarma de combate".

Mientras Raúl se mantenía en un segundo plano, el mayor de los Castro se
explayaba en valoraciones de daños y consideraciones sobre cómo
afrontarlos. Sólo unos días después de que el Ike hubiera abandonado la
isla, Raúl salió en televisión. Las imágenes le mostraron hablando con
la gente para darle ánimos y esperanza, aunque pidiendo una vez más
paciencia y trabajo. También conversó con periodistas, pero brevemente.

El nuevo jefe del Gobierno cubano había optado por enviar a las zonas
amenazadas, antes de que los ciclones llegaran, a tres hombres de su
máxima confianza: José Ramón Machado Ventura, Esteban Lazo y Carlos
Lazo. Era una muestra más de su preferencia por la gestión colegiada. El
también general del ejército introdujo otra importante novedad en las
actuaciones contra los huracanes: dejó a oficiales y soldados en las
zonas afectadas para que, tras haber dirigido la defensa civil como
siempre, encabezaran también las labores de desescombro y reconstrucción
que antes hacían sólo los trabajadores de servicios comunitarios y la gente.

Mientras, Fidel no dejó de publicar reflexiones e incluso intensificó su
ritmo en los últimos días. Las ofertas de ayuda de Washington, a su
juicio "hipócritas" y tramposas, y la necesidad de aplicar mano dura
contra los que roban, se corrompen o abusan de privilegios, fueron los
temas de los últimos textos.

Lo dicho y hecho por uno y otro durante y después del paso de los
ciclones evidencia el reparto de papeles de los hermanos Castro al
frente del Gobi
erno. El líder histórico sigue ejerciendo como guía y
referente moral, pero también manda y hace valer su cargo de jefe del
Partido, que aún conserva. Raúl encabeza el Ejecutivo como un jefe de un
equipo que es a la vez un Gobierno, un Estado Mayor y la dirección de un
partido único; la gestión diaria de los aparatos políticos y la economía
corren por su cuenta. Fidel señala el rumbo. Raúl traza la ruta. Ambos
sujetan el timón.

http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080922/53544633363.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Translate (from Es)
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments
    Calendar
    September 2008
    M T W T F S S
    « Jul   Oct »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.