Comités de represión

Los leones del Prado están vivos

Los leones del Prado están vivos

Martes, Octubre 30, 2012 | Por Gladys Linares

LA HABANA, Cuba, octubre, www.cubanet.org -Juan, un vecino muy querido,

es médico. Hace años fue a trabajar a Nicaragua y allí conoció a Ilsa,

una joven alemana médico también, con la cual inició una amistad que se

mantiene hasta hoy.

Como Ilsa siempre había vivido en la Alemania Federal, y no conoció la

Alemania comunista, había oído decir muchas cosas de Cuba que no creía,

pero cuando comenzó a visitar a Juan pudo comprobar varias de ellas. Lo

primero que ocurrió fue que su amigo tuvo problemas con el CDR y las

autoridades, porque no podía hospedar a una extranjera en su casa.

Al año siguiente, ella inició los trámites para que él fuera a Alemania,

pero el viaje no se dio porque a los médicos en Cuba no se les da

permiso para salir de visita. Desde entonces, Ilsa viene a verlo anualmente.

Este año, vino acompañada por otra amiga alemana. Esta quería conocer el

casco histórico de La Habana, así que planificaron un recorrido por la

parte antigua de la ciudad. Sarita, la sobrina de Juan, les serviría de

guía. Comenzaron su recorrido por el Malecón, y de ahí irían al Paseo

del Prado. En cuanto llegaron a este, las golpeó un fuerte mal olor que

enseguida identificaron como orina. Lo imprevisto del incidente hizo que

Ilsa le dijera a su amiga en tono de burla: "Parece que los leones están

vivos."

Pero Sarita, avergonzada por aquellas palabras, les dijo: "Es que no hay

baños públicos por esta zona. Hasta hace poco había uno en la calle

Obispo, pero en su lugar hicieron una cafetería."

Mientras caminaban por el Prado en dirección al Capitolio, el olor a

comida de los restaurantes que solo cobran en divisa se mezclaba con la

fetidez de la orina y los excrementos. Pero la amiga de Ilsa insistía en

ir al Capitolio, y Sarita no pudo disuadirla, a pesar de que sabía que

allí se encontrarían con una situación similar.

En efecto, varias esquinas del edificio habían sido usadas evidentemente

como urinario público clandestino. Pero además de esto, a las alemanas

les sorprendió lo abandonadas que estaban las áreas verdes del lugar.

Para tratar de olvidar la mala experiencia olfativa, las amigas

decidieron alejarse del Prado y buscar algún lugar donde comer, y a

Sarita se le ocurrió sugerir El Floridita. La idea parecía buena, solo

que no tuvo en cuenta que para llegar al Floridita tendrían que bordear

el Museo de Bellas Artes, que al parecer también se usa con esos fines.

Cuando llegaron allí, ni siquiera pudieron caminar por los portales,

pues la basura, mezclada con los desechos del metabolismo humano,

presentaba un cuadro desolador. Las extranjeras casi pierden el apetito

tras este último choque con una de las realidades cubanas más frecuentes.

Las alemanas no comprendían el por qué de esta situación, cuando toda

esa parte de la ciudad está llena de restaurantes, hoteles y tiendas.

Entonces Sarita les explicó que en la mayoría de esos establecimientos

no dejan entrar a cualquiera solo para usar los servicios sanitarios.

Ese día, la sobrina de Juan se sintió triste, porque estaba segura de

que el recuerdo que se llevaría la amiga de Ilsa era el de una ciudad de

salvajes, cuyos habitantes hacen sus necesidades en plena vía pública.

http://www.cubanet.org/articulos/los-leones-del-prado-estan-vivos/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Comments
    Calendar
    October 2012
    M T W T F S S
    « Sep   Nov »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
    Archives