Comités de represión

Por qué no voté

Por qué no voté

Lunes, Octubre 22, 2012 | Por Roberto Jesús Quiñones Haces

GUANTÁNAMO, Cuba, octubre, www.cubanet.org -En Cuba, cuando Ud. le

pregunta a personas que no simpatizan con el gobierno por qué asisten

a los colegios electorales a votar ofrecen las respuestas más

variopintas, desde aquélla en que reconocen tener miedo a ¨marcarse¨

hasta otras como que tienen un hijo estudiando una carrera universitaria

o cumpliendo una "misión" en el extranjero y temen perjudicarlo, o que

tienen intenciones de viajar y temen que les saquen en cara su

inasistencia a las urnas, etc, etc.

Ello es expresión de la doble moral que ha minado a nuestra sociedad y

que mucho conviene al gobierno, porque ese actuar favorece su

propaganda de que cuenta con el apoyo mayoritario de la población.

Muchas de estas personas asistieron ayer a las votaciones sin haberse

leído las síntesis biográficas de los candidatos, no perdieron su tiempo

en hacerlo porque saben que ninguno puede cambiar absolutamente nada.

Otros asistieron y anularon la boleta pues estiman que esa es la única

forma de expresar su descontento. Tampoco faltó -como expresión del

clima de persecución y vigilancia en que vivimos- algún que otro

ciudadano que aseguró que las boletas están marcadas y siempre se sabe

quién las anula o las deposita en blanco. Todo eso forma parte del

folclor de las votaciones, porque elecciones no son.

Para que fueran elecciones esos candidatos deberían ser verdaderos

líderes naturales de la comunidad y contar con un proyecto que

interesara a los vecinos, carencias que todos acusan. El delegado que

resulte electo por cada circunscripción formará parte de la Asamblea

Municipal del Poder Popular y allí irá a levantar su mano para elegir

al Presidente y al Vicepresidente de dicho órgano de gobierno que de

nuevo será o un "cuadro emergente" u otro de experiencia designado por

orientaciones del PCC a través de las comisiones de candidaturas,

integradas por las mal llamadas ONGs cubanas como la CTC, CDR, FMC,

ANAP, etc., las que elaborarán sus proyectos de candidaturas de

delegados a las Asambleas Provincial y Nacional del Poder Popular,

proceso en el cual no tiene voz ni voto la ciudadanía, a la cual ,cuando

llegue el momento, se le pedirá que vote por todos los candidatos "de la

patria unida". Esto permite que haya diputados a la Asamblea Nacional

del Poder Popular, elegidos en la provincia de Guantánamo y viviendo en

La Habana, que jamás se han dignado a venir a reunirse con las personas

que votaron por ellos en sus circunscripciones.

Hace sólo unos días los medios cubanos atiborraron a nuestro pueblo con

noticias relacionadas con las elecciones en Venezuela, resaltando la

calidad de su proceso eleccionario y su democracia. Resulta sintomático

que hayan hecho esto y ahora tengamos que enfrentarnos con unas

votaciones grises, que no deciden nada porque todo está decidido de

antemano. Democracia es la que tienen –todavía- los venezolanos,

bolivianos, ecuatorianos y el resto de los latinoamericanos, nosotros

hace rato que carecemos de ella.

Si se aplicara fielmente el concepto de revolución elaborado por Fidel

Castro Ruz una de las cosas que deberían ser cambiadas de inmediato es

este absurdo proceso eleccionario que podrá mostrar altos porcientos

de participación debido a múltiples causas, pero en la práctica ni

siquiera ha servido para que los dirigentes lleguen hasta la base y le

expliquen al pueblo el motivo de sus reiterados desaciertos. Tan

ineficaz y alejado de los verdaderos intereses del pueblo es este

sistema que el propio periódico Granma, el viernes 5 de octubre publicó

una carta de un lector identificado como A. Rodríguez Galindo quien

escribió: ¨Tengo la convicción de que la misión de las Asambleas

Municipales y, por tanto, de los delegados es ejercer el gobierno. Si me

equivoco me rectifican. En mi experiencia como delegado y la que acumulo

como ciudadano que se preocupa y participa activamente en la vida de la

comunidad, creo firmemente que no se cumple con la misión ni en un 10%¨.

Más claro ni el agua. Y conste que el párrafo está escrito por un

delegado del Poder Popular.

¿Qué haría el delegado de mi circunscripción si a tono con lo

establecido en el artículo 88 inciso (g) de la Constitución de la

República, que establece que la iniciativa legislativa también

corresponde a los ciudadanos, un grupo de electores le presenta un

proyecto de Ley respaldado por diez mil firmas en el que se solicita

perfeccionar el sistema de gobierno? Dudo mucho que lo tramitaría.

Quizás esos ciudadanos vayan a parar a la cárcel o su proyecto sea

engavetado como lo han hecho con el Proyecto Varela liderado por Osvaldo

Payá Sardiñas.¿Qué haría ese Delegado si otro grupo de vecinos se le

presenta y le pide que se discutan en la Asamblea Municipal las

verdaderas situaciones y problemas que preocupan al pueblo ?

Perdone el lector que tome mi persona como referencia. Soy Licenciado en

Derecho. Luego de haber sido encausado de forma espuria por la Seguridad

del Estado en 1999 y cumplido ocho años de privación de libertad,

sanción que extinguí el 31 de diciembre del 2006, no se me ha permitido

volver a ejercer la carrera de abogado. He sido sometido a múltiples

actos de discriminación y a pesar de haber reclamado a todas las

instancias del gobierno de mi país e interesado el apoyo de la máxima

dirección de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), pues

también soy escritor, no he recibido respuesta alguna.

¿Qué haría el delegado si le pido que interceda para que mi caso sea

revisado con total apego a la Ley y se haga justicia?¿Qué haría si voy

a verlo con mis documentos y le demuestro que en mi caso se está

violando la Constitución cubana?¿Qué me diría este delegado si le pido

que plantee mi caso ante la Asamblea Municipal del Poder Popular para

que ésta lo eleve ante la máxima instancia de gobierno y ponga en

conocimiento de los diputados y del Consejo de Estado estas flagrantes

violaciones?¿Qué me diría si le recuerdo que esto que hacen conmigo

constituye una violación de la Declaración Universal de los Derechos

Humanos?¿Qué me respondería si le ofrezco las pruebas que demuestran

como la Junta Directiva de la Organización Nacional de Bufetes

Colectivos me ha negado el derecho a ejercer como abogado violando

disposiciones jurídicas dictadas por el propio gobierno cubano? ¿Qué me

respondería si le demuestro como los funcionarios del Ministerio de

Justicia que han atendido mi caso se han convertido en cómplices de esa

discriminación? Quizás saldría como bola por tronera a denunciarme ante

la Seguridad del Estado, quizás calle para ni siquiera comprometerse con

una palabra.

De lo que estoy seguro es de que nunca defendería mi caso ni el de

ningún otro compatriota en similar situación. Tampoco lo tramitaría, ni

acudiría ante ninguna institución del gobierno para que se cumpla en

uno de sus electores lo que regula la propia Constitución cubana. Por

eso, entre otras razones más trascedentes, no fui a votar.

http://www.cubanet.org/articulos/por-que-no-vote/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Comments
    Calendar
    October 2012
    M T W T F S S
    « Sep   Nov »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
    Archives