Comités de represión

Marginalidad y poder ¿De qué se queja Raúl Castro?

Marginalidad y poder: ¿De qué se queja Raúl Castro?
MICHEL SUÁREZ | Madrid | 17 Jul 2013 – 8:48 am.

Si de verdad le preocupan la chabacanería y la pérdida de las buenas
costumbres, debería empezar por erradicar los actos de repudio que
protagonizan sus huestes.

A los barbudos que fundaron el “ministerio de las bajas pasiones” —los
CDR—, impusieron la estética militarista y censuraron los debates
intelectuales sobre cualquier problema, ahora parece molestarles algunas
ramificaciones de su propia obra de ingeniería social.

Una buena parte del deterioro social de Cuba encuentra explicación en
las condiciones materiales. La lucha por la subsistencia provoca, aquí y
allá, un peligroso reacomodo de valores. Todo entra en el plano de lo
posible, de lo tolerable, según qué asunto se pretenda resolver. Pero
hay muchos otros factores que explican el actual estado de cosas.

El alarmante lenguaje de los niños, supuestamente mejor educados; la
agresividad nunca antes vista en las calles de La Habana, el favelismo
social que vive Santiago de Cuba y el deterioro general de las normas de
convivencia, son consecuencias de la marginalidad provocada, del
empoderamiento injustificado de ciertos sectores y de la doble moral
imperante.

La utilización de estratos marginales, con objetivos ideológicos, ha
sido política de Estado en los últimos cincuenta años, pese a las
maniobras para esquivar el término. Según el catecismo oficial, “la
revolución no margina a nadie, todos están dentro del proceso”. Y así se
finiquita cualquier debate al respecto. Pero mientras el régimen
patrocina el chanchullo cederista, el “pa’ lo que sea Fidel” y los
“huevos contra la escoria”, el Ministerio de la Verdad se ocupa de
proveer todos los eufemismos necesarios.

El encumbramiento de los peores individuos de la sociedad, la
exacerbación de las bajas pasiones, la competitividad basada en temas
baldíos (emulación, planes ficticios) y el premio a la chivatería y a la
intromisión ilegítima en la vida ajena constituyen la base de lo que
ahora critica Raúl Castro.

El Estado totalitario se ha asegurado de que todo esto funcione
maravillosamente, pese a las recientes lágrimas de cocodrilo del
General. Probablemente, Castro intentará recorrer el trillo de los
decretos, sin tener en cuenta el daño antropológico y estructural. La
Cuba social esculpida por el castrismo llegó para quedarse. Ni siquiera
un futuro escenario democrático podrá borrar tal huella de un plumazo.

Lágrimas de cocodrilo

Si de verdad le preocupan la chabacanería y la pérdida de las buenas
costumbres, Raúl Castro debería empezar por erradicar los actos de
repudio que protagonizan sus huestes. La frase “machetes, que son
poquitas”, junto a afirmaciones denigrantes contra las Damas de Blanco y
otros actores sociales, retratan la situación del país e indican la
responsabilidad absoluta del régimen.

Y después de terminar con la violencia de Estado, física y verbal, lo
segundo es restaurar la meritocracia, un sistema que premie la calidad y
los valores, y no las adhesiones políticas o ideológicas. No se estimula
la excelencia cuando el mejor alumno no resulta ser el primer
expediente, pues eso, según la escala castrista, es puro “docentismo”.
En la educación, en las empresas y en el aparato político, ascienden los
llamados ciudadanos “integrales”, que muy pocas veces son los más
talentosos. Se promueve a los más “revolucionarios”, a los que saben
tirar estrellas de lata contra yanquis de cartón, aunque sean los más
vulgares, incapaces de servir de paradigma a las nuevas generaciones.

Jamás el castrismo ha ocultado su goce viendo actuar impunemente al
“ejército popular”, formado a su imagen y semejanza. Los máximos
representantes de la estética verde-olivo habitan en todas partes,
adoptan las principales decisiones, aplastan a los talentosos y
exterminan cualquier debate no reglado.

Cuba es un país donde los marginales se sienten cobijados por la lógica
del poder. Y aunque cada vez reciben menos prebendas a cambio de
controlar las calles (no hay ventiladores Órbita ni lavadoras Aurika
para “repartir” en el sindicato), la subversión de la pirámide social es
ya un hecho. ¿De qué se queja Raúl Castro?

Source: “Marginalidad y poder: ¿De qué se queja Raúl Castro? | Diario de
Cuba” – http://www.diariodecuba.com/cuba/1374010821_4243.html

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Comments
    Calendar
    July 2013
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
    Archives