Comités de represión

Anuncian desalojos en el Reparto Eléctrico

Anuncian desalojos en el Reparto Eléctrico
En los últimos días, mediante reuniones en los “Comité de Defensa de la
Revolución” (CDR), algunos funcionarios se han encargado de transmitir
un ultimátum para quienes han emprendido transformaciones o ampliaciones
en sus viviendas sin contar con un permiso estatal
miércoles, febrero 18, 2015 | Ernesto Pérez Chang

LA HABANA, Cuba. -La orden de desalojar y desmantelar los garajes y
cuartos de desahogo que se alzan al fondo de los edificios del Reparto
Eléctrico ha evidenciado el rechazo popular frente a la ofensiva del
Instituto de Planificación Física de Cuba (IPF) contra las llamadas
“indisciplinas constructivas” e ilegalidades en el sector de la
vivienda. En los últimos días, mediante reuniones en los llamados
“Comité de Defensa de la Revolución” (CDR), algunos funcionarios se han
encargado de transmitir un ultimátum para quienes han emprendido
transformaciones o ampliaciones en sus viviendas sin contar con un
permiso estatal.

Según nos ha informado un dirigente de la Zona de los CDR del Consejo
Popular Eléctrico, que no desea ser identificado y que, además, rechaza
la ordenanza por ser uno de los afectados, la despiadada acometida
comenzará por los edificios del sur del Reparto Eléctrico ?que son los
que albergan a las familias con menos recursos y, por tanto, los que
mayores ilegalidades constructivas exhiben? y avanzará durante todo este
año hasta cumplir los objetivos de eliminar totalmente aquellas máculas
que estorban el proceso de maquillaje urbanístico emprendido por Raúl
Castro y ejecutado con vehemencia (o desesperación) por el actual
presidente del IPF, el General de División Samuel Rodiles Planas, que
como todo militar de alto rango, tanto él como su familia cuentan con
privilegios a la hora de adquirir una casa y, en consecuencia, jamás se
verán en la necesidad de quebrantar las leyes que ellos mismos han
promulgado.

A pesar de las amenazas, que contemplan multas que superan los 500 pesos
(unos 20 dólares, el equivalente al salario promedio mensual de un
trabajador), demoliciones y desalojos forzosos, una buena parte de las
numerosas familias afectadas, según opiniones escuchadas en la calle,
afirman que se enfrentarán con todos los medios, incluida la violencia,
contra las medidas que, analizadas fuera del contexto cubano pudieran
parecer sensatas pero que, teniendo en cuenta las carencias y la falta
de oportunidades para acceder a una vivienda decorosa cuando no se es
militar, dirigente o cómplice de la dictadura, resulta un plan de
medidas absurdas, lo que demuestra una vez más que entre el gobierno y
los ciudadanos cubanos existe una brecha de discrepancias insalvable.

Los primeros, enajenados de la cruda realidad nacional, ordenan y
legislan sin tener en cuenta el caos que ellos mismos han generado; los
segundos, están obligados, una vez más, a cargar sobre sus espaldas una
culpa ajena, a juzgar por ese discurso que se ha puesto de moda entre
los principales dirigentes cubanos donde el pueblo, aunque privado de
todas las libertades democráticas durante más de medio siglo, es el
único responsable de la incapacidad y la torpeza de todo un sistema
político basado en las improvisaciones y los antojos de un dictador.

En Cuba, el derecho a adquirir una vivienda nueva e incluso en mal
estado constructivo está vinculado al grado de lealtad al régimen.
Aunque en los últimos tiempos se ha permitido la compra-venta de casas y
los alquileres, los precios superan en miles de veces el salario anual
de cualquier obrero o trabajador profesional. Como resultado, en las
familias cubanas, varias generaciones han sido forzadas a compartir el
mismo espacio habitacional y, para evitar el hacinamiento, muchos han
ampliado sus viviendas del modo que han podido y, en casi todos los
casos, traspasando los límites de lo permitido hasta llegar al punto de
delinquir en contra la voluntad personal.

Tanto en el Reparto Eléctrico como en otros barrios similares, algunos
de los llamados “garajes” o “cuartos de desahogo”, fabricados con
desechos y restos de contenedores de metal, funcionan como habitaciones
anexas a los apartamentos o como talleres y espacios de trabajo donde se
ejercen los más variados oficios, desde la carpintería hasta la cría de
cerdos. La eliminación de estos sitios afectaría la economía personal de
numerosas familias, así como los obligaría a retornar al hacinamiento.

El paquetazo de medidas que desean poner en práctica en numerosos
barrios de la isla, revela la hipocresía de un gobierno que, en sus
estrategias de perpetuación a toda costa, insiste en ignorar las
penurias de una población cansada de los atropellos. Los actuales
dirigentes, incapaces de una alternativa eficaz contra la pobreza que
ellos mismos han generado, apelan a un desesperado plan de maquillaje
que los ayude a proyectar una imagen de cambio y prosperidad que nada
tiene que ver con los actuales tiempos de ocaso político de la “revolución”.

Source: Anuncian desalojos en el Reparto Eléctrico | Cubanet –
http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/anuncian-desalojos-en-el-reparto-electrico/

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Comments
    Calendar
    February 2015
    M T W T F S S
    « Jan   Mar »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    232425262728  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
    Archives