Comités de represión

Las migajas que va a comer el Papa Francisco en Cuba

Las migajas que va a comer el Papa Francisco en Cuba
La naturaleza retorcida de la dirigencia cubana, clavada como una estaca
en la vida de la isla desde 1959, se ha tomado la libertad de decidir
cada paso que den sus connacionales, sin dar tiempo a ser cuestionados.
Luis Felipe Rojas/ Especial para martinoticias
septiembre 13, 2015

La alegría llegó a 3.522 hogares cubanos, ya que en esa misma cifra
están siendo o serán liberados en las próximas horas miles de reclusos
que cumplían (técnicamente) sanciones concernientes a delitos comunes.
Hay que alegrarse, definitivamente las cárceles no reeducan a nadie,
menos en el ambiente represivo de la isla.

De este modo el régimen cubano acaba de ofrecer públicamente otro gesto
ante el Papa Francisco, abocado a una visita a Cuba que comenzará el 19
de septiembre. La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba lo agradeció,
como lo habrán hecho muchos cubanos, pero sin más preguntas, pues a
caballo regalado, dice el refrán… y las migajas que va soltando en estos
meses la mano dura del aparato verdeolivo castrista tienen aturdidos a
muchos.

La naturaleza retorcida de la dirigencia cubana, clavada como una estaca
en la vida de la isla desde 1959, se ha tomado la libertad de decidir
cada paso que den sus connacionales, sin dar tiempo a ser cuestionados.
Hay detalles precisos dentro de esta falsa amnistía, que no son motivos
de alegría sino de vergüenza y pena ajena.

El gulag por dentro

Hay algo que deben saber los destinatarios de este “gesto de humanidad”:
el Papa Francisco, el Cardenal Ortega, los obispos, los curas, los
laicos y todos los fieles católicos representados en ese mensaje de
agradecimiento publicado el viernes, como afirma la edición
extraordinaria de la Gaceta de Cuba del Ministerio de Justicia.

Los primero es que sobre todas estas personas amnistiadas pende una
espada de Damocles. Los artificios jurídicos por los que fueron llevados
a prisión, o la conjunción de medidas que recibieron en sus periodos de
encierro están preñadas de irregularidades, solo permitidas en un
régimen autoritario como el que gobierna en La Habana.

El caso cubano posiblemente sea el único en el mundo occidental. Las
oficinas de Fiscalía municipal en cada territorio en la isla, están
adjuntas –físicamente- en los edificios de la Policía Nacional
Revolucionaria (PNR). Aquí huelgan los comentarios sobre la separación
de poderes. Sería una pérdida de tiempo ponerse a discutir de estos
temas cuando policías de barrio, supuestos investigadores, alguaciles y
jefes de sector almuerzan con los funcionarios de la fiscalía cada
jornada, y hasta hacen sus necesidades fisiológicas en el mismo servicio
sanitario.

Todavía el Jefe de Sector de la PNR funciona como una especie de
mandamás a la vieja usanza. Sus asistentes, asesores y fuentes
confiables siguen siendo los presidentes del Comité de Defensa de la
Revolución (CDR), militantes del Partido Comunista de Cuba (PCC) y para
completar la Comisión de Prevención que asiste a estos jefes de zona,
está el presidente del Consejo Popular. De ese grupo selecto que
representa la “democracia” cubana salen las recomendaciones para aplicar
la Ley de Peligrosidad Predelictiva, entre otras.

La intromisión de la Seguridad del Estado en juicios a personas que
considera desafectos a la revolución es una de las burlas que más
trabajo les va a costar borrar del imaginario popular a la maltrecha
justicia criolla.

Cuando un cubano es investigado por atentar –verbalmente- contra “el
proceso revolucionario”, inmediatamente aparece una causa común,
asociada en la mayoría de los casos a la dipsomanía, la receptación de
artículos robados, violencia doméstica o la actividad económica ilícita,
que son figuras risibles en un país que ha practicado la destrucción de
sus riquezas y la exhibe como un logro.

En el momento en el que los instructores de caso del Departamento de
Operaciones o Instrucción Penal tienen en la mano cómo juzgar a un
individuo por un delito común y no por uno concerniente a los que
–supuestamente- atentan contra la Seguridad del estado, trasladan el
abultado expediente (donde aparecen delaciones por parte de sus amigos,
chistes contra Fidel Castro, gustos por la moda extravagante y demás)
hacia las apretadas oficinas de la Fiscalía municipal. Caso resuelto.

Figuras penales como la Peligrosidad social (pre-delictiva), desacato
(contra la autoridad o la Figura del Comandante en Jefe), Atentado
(contra la autoridad) o la Resistencia (al arresto, arbitrario la
mayoría de las veces), pasan por los ojos de quienes aprueban en Cuba
cada amnistía como una forma de respeto a los visitantes –ya sea un papa
o presidente de paso por La Habana.

Por todo lo anterior, en esa lista de miles de liberados no van a
aparecer los nombres de activistas de Derechos Humanos que han sido
sancionados o están a la espera de una petición fiscal por
desobediencia, peligrosidad o impago de multas. Aunque hayan gritado
¡Abajo Raúl!, ¡Abajo el hambre! O ¡Libertad para los presos políticos!

Saborear las migajas de turno

Si la manipulación –y no la correcta ejecución- de las leyes no cambia,
los hombrecitos de verdeolivo del Palacio de la revolución tienen cada
vez que les venga en gana, una migaja que ofrecer a quienes promueven la
idea de que en Cuba están ocurriendo “cambios significativos”.

La dictadura castrista remueve a su antojo el dominó que han aceptado
jugar el gobierno de Estados Unidos, el Estado Vaticano, la Iglesia
católica cubana y la tanda de empresarios y advenedizos que han visto un
filón de oro en las aguas del Mar Caribe.

Ya se sucedieron más de 140 detenciones en menos de 72 horas, vinculadas
a los deseos de opositores del Oriente cubano de asistir a la misa por
la Virgen de la Caridad del Cobre. De esa arbitrariedad han sido
documentados los siguientes incidentes: arrestos arbitrarios, golpizas,
torturas con marcas visibles en los glúteos y otras partes del cuerpo,
corte del cabello a manera de escarmiento, amenazas colocando pistolas
en las cabezas de los detenidos, rasgadura de las vestimentas y
filmación de esos mismos hechos por parte de los propios torturadores.
El silencio de la jerarquía católica fue proverbial y el de la comparsa
que aplaude la manera en que se maquillan los generales en La Habana,
vergonzoso.

Esta semana que resta para que llegue el papa argentino a Cuba traerá
otras sorpresas. LaOficina de Asuntos religiosos del PCC, dirigida
sempiternamente por Caridad Diego, va a expedir otros permisos de
construcción de templos católicos, asentamientos de órdenes religiosas
en lugares intrincados –quizás- y es una fiesta que no será interrumpida
por el ruido de quienes exigen respeto por los Derechos Humanos.

Los días previos al pastoreo de Francisco en La Habana, Holguín y
Santiago de Cuba, se espera sean detenidos centenares de opositores
pacíficos (como ocurrió en marzo de 2012, cuando llegó Benedicto XVI) o
sean obligados a permanecer encerrados en sus viviendas, hasta que el
gobernante del Vaticano se vaya a Washington.

Un mes después de esta “histórica” visita, Francisco va a cumplir el
protocolo, como lo exigen las normas de la civilización occidental:
enviará un mensaje de agradecimiento al hombre que lo estrechó en sus
brazos en La Habana, con las manos manchadas de sangre pero ya le habrá
pedido perdón y lo habrá recibido con una sonrisa.

El cardenal Ortega, los obispos y los curas refrendarán la visita
pastoral con un mensaje no menos dulce. Sentados a la mesa no se haba de
asuntos desagradables. Cuba puede tendrá.

Source: Las migajas que va a comer el Papa Francisco en Cuba –
http://www.martinoticias.com/content/papa-migajas-presos-cuba/104265.html

Tags: , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Translate (from Es)
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments
    Calendar
    September 2015
    M T W T F S S
    « Aug   Oct »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.