Comités de represión

‘Esto parecía una guerra’. Víctimas de un desalojo violento denuncian ‘sanciones injustas’

‘Esto parecía una guerra’. Víctimas de un desalojo violento denuncian
‘sanciones injustas’
MANUEL ALEJANDRO LEÓN VELÁZQUEZ | Guantánamo | 7 de Marzo de 2017 –
08:30 CET.

En enero de 2016 las autoridades de Guantánamo desalojaron de forma
violenta a varias familias instaladas en la zona sur del municipio
cabecera. Hoy algunos de los afectados cumplen “sanciones injustas” tras
procedimientos que consideran irregulares.

“A las 6:00 de la mañana se nos tiraron en el barrio cinco patrullas,
varias ambulancias, dos camiones llenos de trabajadores y un camión de
‘boinas negras’ (efectivos de Tropas Especiales)”, recuerda Larixa
Mosquera Tamayo, condenada a tres años de privación de libertad.

“Algunas personas estábamos despiertas porque tenemos niños en edad
escolar y estábamos en los preparativos para mandarlos a la primaria. Yo
me entero porque oigo los gritos y el llanto de la gente y, cuando
salgo, veo algo parecido a una guerra. Según iban llegando los carros,
comenzaban a demoler todas las casas sin importar que hubiese alguien
durmiendo, incluyendo los niños”, añade Mosquera, madre de tres niños de
cuatro, siete y 11 años de edad, uno de los cuales resultó herido en el
desalojo.

“Pregunté qué pasaba, pues ya se habían comenzado los trámites para
gestionar de forma legal un terreno. Intenté ver al teniente coronel
Javier, que era quien se encontraba al frente del operativo, para
preguntarle, pero no pude llegar a donde estaba”, continúa.

Según Mosquera, un mayor de la Policía mandó a un “boina negra” a
interceptarla.

“Es entonces cuando mi hijo mayor me abraza por la cintura y empieza a
gritar que no me llevaran. El ‘boina negra’ tiró a mi niño contra una
cerca de alambre de púas. Cuando me percaté de que mi hijo tenía el
uniforme lleno de sangre, le fui arriba al militar. Me metieron a la
fuerza en la patrulla y me llevaron detenida”, añade.

El asentamiento desalojado —comenta el presidente del Comité de Defensa
de la Revolución (CDR) de una comunidad aledaña— contaba con alrededor
de 12 viviendas. Sus pobladores habían construido sus precarias
viviendas sin autorización, en un terreno lleno de basura y rodeado de
maleza en la comunidad Ho Chi Minh, al sur de la ciudad.

“Personalmente, no estoy de acuerdo con lo que sucedió”, dice. “Ese
lugar era un vertedero. Además de la contaminación que representaba, se
prestaba para que los delincuentes robaran animales e hicieran otras
cosas, hasta que estas personas limpiaron todo y cercaron bien”.

“Ahora que no hay nadie viviendo ahí y tampoco hicieron la vía que
estaba en proyecto, la cosa es peor que antes. No hay razón para agredir
a tantas personas y menos a un niño”, opina.

La madre de Arianne Tiril Terry, de 26 años de edad y una de las
agredidas que hoy se encuentra en prisión, dice que las autoridades
fueron a decirle a su hija que tenía que salir, pero “ella se negó y se
quedó dentro de la casa con su niño cargado y con cuatro meses de embarazo”.

“La sacaron por los moños, la arrastraron y le dieron golpes a tal punto
que perdió la barriga”, denuncia la madre. “Mi hija hizo su casita allí
porque tenía necesidad, para vivir con su niño de cuatro años”, señala.

“La cogieron presa porque se defendió y sacó carteles con fotos de
Antonio Maceo, Fidel Castro y otros. Se los arrebataron, los rompieron y
tiraron al piso”, relata.

Según la mujer, su nieto está ahora bajo custodia de la Seguridad Social.

“Yo soy una mujer enferma a la que el médico le prohibió todo tipo de
esfuerzo físico y mi nieto es hiperactivo, a tal punto que los vecinos
me han tenido que avisar que se sube al techo de la casa”, justifica.
“Luego de ese día, el niño parece que cambió de vida y es como si
tuviese un trauma”, lamenta.

Larixa Mosquera afirma que el proceso judicial en su contra fue irregular.

“El 31 de mayo de 2016 me hicieron el juicio en Tribunal Municipal, pero
el abogado que contraté renunció a última hora a mi defensa”, se queja.

“Me pusieron una abogada, pero no pudo evitar que me condenaran
injustamente. Cuando me llegó el resumen del juicio, nada de lo que se
dijo allí estaba en el papel y apelé en el Tribunal Provincial”,
detalla. “Ningún abogado del Bufete Colectivo quería aceptar el caso
hasta que un señor mayor se brindó”.

“Para sorpresa mía, no hubo audiencia y, en cambio, el día 27 de junio
me dijeron que fui sancionada a tres años de cárcel, que estoy
cumpliendo de la casa al trabajo porque mi marido quedó impedido en un
accidente y tenemos tres niños”, asegura.

Mosquera Tamayo dice que fue a ver al abogado en busca de una
explicación para la decisión tomada por el Tribunal Provincial. “Me dijo
que el tribunal determinó que no era necesario citarme para dar un
veredicto”.

“Después de todo lo sucedido —señala Mosquera Tamayo— he ido en tres
ocasiones a Fiscalía Militar y cinco veces a Ciudadanía para quejarme
porque pienso que estoy cumpliendo sanción injusta gracias al abuso de
poder de los militares en este país, pero siempre me evaden o me dicen
que por mi culpa ningún oficial perderá su uniforme”.

Video:
https://youtu.be/rAgqwm-IArU

Source: ‘Esto parecía una guerra’. Víctimas de un desalojo violento
denuncian ‘sanciones injustas’ | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1488832076_29450.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Comments
    Calendar
    March 2017
    M T W T F S S
    « Feb   Apr »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
    Archives